lunes, 9 de mayo de 2011

Estoy enamorado

No, no lo estoy. O al menos en la idea que se crea. Pero ya que he captado tu atención, quédate un ratito, anda. 

Enamorarse significa sentir amor. En ese caso, lo estoy. Todos lo estamos. No hay nadie en el mundo que no sienta amor por alguna persona, animal o cosa. Pero en esta vida moderna, y afectada por el cambio de significado de esa palabra, acción, verbo, lo que sea, significa otra cosa: Significa sentir amor, pero sin contar a la familia. Cuando dices a alguien que estás enamorado, espera un sólo nombre, el nombre de la persona que acabará siendo cónyuge tuyo por voluntad propia y mutua.

Yo estoy enamorado de hombres y mujeres. Soy heterosexual. Lo digo en un bar, y me dicen que es una contradicción, o me piden una explicación posterior. Estoy seguro. Mi padre es un hombre, mi hermano es un hombre, mis tíos son y mis primos son hombres. Soy heterosexual, insisto.

Cuando tienes 21 años, es muy improbable que pienses que estás enamorado de alguien ajeno a tus apellidos. Miento. Lo piensas, pero en mi opinión, están equivocados. Una pareja de adolescentes de 13 a 20 años piensan que están enamorados. Pero con sólo dudar una sola milifracción de segundo, que "esto se acabará de un momento a otro, a la larga", no lo estás. Y estoy seguro que todas las parejas que de verdad no lo sienten, lo han pensado. Otras, la obsesión no les deja pensar y se autoengañan. Yo no pienso en el amor como algo que se acabe. Hay que ser muy hijo de puta para que alguien que siente amor por ti, deje de hacerlo. Siento amor por mi familia. Sé que el amor por mi madre no acabará, por eso sé que estoy enamorado de ella. Cualquier novia que dura un mes, no es amor. Es atracción sexual, cariño en diferente grado de intensidad, costumbre por una rutina conjunta, pero el amor, para mí, y en esa idea que excluye a la familia, es el que durará toda la vida. 

Y, claro está, que no se puede llamar amor a algo que todavía no se ha demostrado. No se siente amor completo por alguien que no lo siente por mi. El sexo, va por otro lado. El cariño de la pareja, por otro. No utilicemos en vano la palabra "amor". Es demasiado bonita como para desgastarla.

2 comentarios: