martes, 26 de abril de 2011

La primera de las excepciones

Me la suda, no quiero hablar de deportes. Me he cansado. Noche del 25 al 26 de abril. Iba a dormir, porque mañana tengo que madrugar, pero no me apetece. Es de esas noches que te quedas tumbado de lado en tu cama, con un auricular en la oreja que no toca la almohada, escuchando una mezcla poco organizada de música en tu móvil, con los ojos cerrados, y pensando en "cómo molaría que..." y lo visualizas con una nitidez impropia de una persona de mi generación, que ha pasado minutos, horas, días y meses de sobra delante de la televisión, consolas y móviles suficientes como para haber destruido ese departamento creativo de tu cerebro llamado imaginación.

Cierras los ojos y lo tercero o cuarto que piensas es: "Como me moleste alguien ahora mismo, va a acabar siendo agredido". Juro que he estado a punto de golpearme la cabeza contra la pared por interrumpir ese momento místico, pero es que me apetecía contar algo por aquí y le he echado cojones al asunto.

Desde los 15 años o por ahí, que noche tras noche, o cada dos noches, tres o cuatro, da igual; que llevo esperando a que la discusión y/o pelea que tienes grabada en una parte de tu corazón, llamada "Mosqueo", se dé a cabo al día siguiente, porque tú eres una persona lista y precavida, y te has elaborado un guión perfecto con lo que tienes que decir, y yendo más allá, planteando posibles respuestas del rival para prepararte también los contraataques. 

Desde que lo empecé a probar yo, no he discutido con nadie. Es más, luego he acabado teniendo alguna riña con otra persona diferente y me he quedado como un tarambaina en blanco, sin argumentos, y he acabado, esa misma noche, zanjando el problema yo sólo, en mi cama, de lado y con un auricular en mi oreja derecha.

Buenas noches.

www.twitter.com/_jorgemoreno

miércoles, 13 de abril de 2011

Hoy toca NBA

Soy de los Denver Nuggets. ¿Por qué de Denver? ¿Y por qué no de Los Ángeles Lakers, Boston Celtics o Miami Heat? Pues resulta que llegó el Draft del año 2003, y como la prensa deportiva española ya empezaba a darle bola a la NBA por la llegada de Pau Gasol a Memphis dos años antes, se comentó que llegaba una de las mejores hornadas que se recordarían, y así fue. El número 1, por supuesto, de ese Draft, fue el actual MVP de la Liga Regular, LeBron James, y junto a él llegaron otras grandes estrellas, como Dwayne Wade, Chris Bosh o Chris Kaman, pero hubo un nombre que me hizo gracia.


Siempre me ha parecido curiosa la mezcla latino-anglosajona en los nombres, y fue el motivo por el que me llamó la atención Carmelo Anthony. De pronto, y recuerdo muy bien, que a mis 13 añitos ya empezaba a fascinarme con las "3 mejores jugadas de anoche en la NBA" y muchas de ellas eran protagonizadas por un Rookie que se echaba un equipo de capa caída a sus espaldas para lanzarlo a la gloria.


Si miráis en la Wikipedia a entrada de los Denver Nuggets, le reserva un espacio sólo a él, titulado Anthony cambia el rumbo de la franquicia. Con este jugador como buque insignia, y la inseparable ayuda de Kenyon Martin, Nené y muchos otros, el equipo del estado de Colorado sacó los colores a unos Lakers que iban lanzados a por el anillo.

Pero esta temporada todo cambió. 'Melo', como es conocido, dejó de sentirse cómodo en esas aguas y decidió emigrar a la ciudad que le vio nacer, Nueva York, formando parte de un proyecto que parecía la alternativa al Big Three que había conseguido reunir Miami. Junto con Chauncey Billups, formó un equipo de oro, encontrándose en los Knicks con Amaré Stoudemire, relegando, por acuerdos con terceros equipos, a Gallinari, Chandler, Felton, Koufos y Mozgov a los Nuggets.

Reconozco que fui el primero en desilusionarme, pero la historia ha dado un vuelco inesperado. Cuando antes era Anthony, rodeando los 40 puntos, Billups los 15 y nadie más pasaba de 10, el hecho de que emigraran parecía que dejaba a los Nuggets con una mano delante y otra detrás. Supongo que aquí entró en juego George Karl, uno de los mejores entrenadores de la NBA en estos momentos, y consiguió motivar a los Chris Andersen y Kenyon Martin, que parecían haber perdido la fe por el baloncesto, y dar confianza a Nené, Ty Lawson y J.R. Smith para ser los nuevos líderes y sacar este proyecto de jugadores muy muy muy jóvenes acabados de llegar (Gallinari 22 años, Chandler 23, Lawson 22 y Smith 24) adelante.

Carmelo, por su parte sigue haciendo lo mismo en Nueva York. Haciendo partidos maravillosos pero eclipsando el trabajo en equipo. Mientras que Denver, camina con un paso mucho más firme a llegar a hacer algo grande esta temporada. Y si no, hay tiempo. Este equipo ilusiona pese a no tener una referencia mediática. Go Nuggets Go!!

domingo, 3 de abril de 2011

Se acabó...

Después de una semana movidita negativamente, llegó el fin de semana acompañado de la vuelta de la Liga BBVA después de los compromisos internacionales. Yo lo avisé en Twitter: El Real Madrid, a pesar de ser uno de los mejores equipos de España, Europa y del Mundo, iba a sufrir con las bajas de los pilares fundamentales en estos momentos. Las cuatro bajas más importantes que puede tener esta escuadra (Cristiano Ronaldo, Xabi Alonso, Marcelo y Benzema) daba pie a una posible campanada del Sporting de Gijón en el Bernabéu, aunque con mala suerte, provocada por Juan Pablo y un Miguel de las Cuevas que batió con un tiro ajustadísimo a Iker Casillas.

También avisé que el Barcelona iba a ganar. Lo hace cuando lo tiene que hacer, en momentos ásperos y cuando no se puede fallar. La suerte de la ceguera del árbitro, permitió a Gerard Piqué controlar un balón con el brazo izquierdo y batir a bocajarro al portero del Villarreal, Diego López. Esto deja en 8 puntos la distancia sobre el equipo de Mourinho, la mayor distancia de toda la temporada... pero en la recta final de la campaña.

En el segundo plano de la Liga, mi Valencia se sobrepuso a una mala primera mitad con unas ganas típicas del equipo esta temporada, pero con la diferencia de que esta vez, la pelotita quiso entrar. Victoria abultada del Valencia en Getafe, pero no me dio la tranquilidad de haber vuelto a los cabales del trabajo bien hecho.

Por último, el Albacete volvió a la senda de la victoria con un solitario gol de Tato, aunque, francamente... Tampoco me alegra que haya sido contra el equipo de la ciudad de mi madre, el Salamanca, que deja a los dos equipos a años luz de la salvación.

Este ha sido mi resumen del sábado, dejando fuera de lugar a la emoción. Vuelveré el viernes con el resumen del 5º y definitivo partido de la Euroliga de baloncesto entre el Real Madrid y el Power Electronics Valencia.

Un saludo!

twitter.com/_jorgemoreno